El miedo al agua, mejor conocido como acuafobia, es uno de los más comunes y de los que menos se habla. Esta fobia suele ser uno de los principales impedimentos para aprender a nadar, pues el miedo suele ser tan paralizante que no le permite al individuo sumergirse en una piscina.

Afortunadamente existen muchas herramientas para superar la acuafobia y poder así nadar sin miedo. En Sport Center Los Naranjos te contamos a continuación cómo vencer el miedo al agua.

¿Por qué se produce el miedo al agua?

El miedo al agua es irracional y persistente, y puede afectar a las personas de distintas formas. Mientras algunas personas pueden sentir ansiedad o pánico al encontrarse cerca del borde de una piscina otras pueden llegar a sentir pavor al ser mojados por la lluvia.

El miedo al agua puede producirse por las siguientes causas:

Es un miedo proyectado de padres a hijos. Sin haber tenido ningúna experiencia negativa con el agua o la piscina, el niño empieza a desarrollar el miedo al agua.

Experiencias traumáticas en torno a piscinas o el mar. Una sumersión involuntaria, ahogamiento o dificultad para salir del mar son los traumas más comunes.
Repetir a los niños de forma contínua frases como: “cuidado con el agua”, “no tengas miedo de bañarte”, “cuidado y te caes en la piscina”, pueden desarrollar miedo al agua.

Cómo superar el miedo al agua

Uno de los grandes problemas de la acuafobia es que se convierte en un complejo que se va transmitiendo de generación en generación. Cuando una persona tiene miedo al agua y no sabe nadar, no enseñará a sus hijos a nadar y puede que, incluso, experimente miedo al llevar a sus hijos a una clase de natación.

Enfrentar cualquier miedo es indispensable para vivir con libertad. Dicho esto, la mejor forma de superar el miedo al agua es racionalizar los temores y actuar. A continuación te ofrecemos algunas claves para conseguirlo con éxito:

Aprende sobre lo desconocido

Conocer más sobre el agua y su composición es de gran ayuda para entender que no representa un peligro. También es indispensable concienciar sobre la importancia de aprender a nadar como una forma de supervivencia. Y, si el miedo es paralizante y provoca ansiedad y pánico, nunca es tarde para pedir ayuda a un terapeuta.

Apuesta por la relajación

La tensión que pueden provocar algunas emociones como el miedo puede ser agotadora. Para combatirla, practica técnicas de relajación antes de acercarte a la piscina. Puedes hacer respiraciones, llevar a cabo una meditación o escuchar música relajante como la de los cuencos tibetanos.

Pide compañía

los miedos son más pequeños si los enfrentamos acompañados. Invita a alguien de tu entera confianza a acompañarte a la piscina o a una clase de natación. Esto te ayudará a sentir menos estrés y aumentará tu confianza.

Empieza por lo llano

Muchas veces el miedo a nadar es causado por el temor a ahogarse. Por ello aconsejamos comenzar por sumergirte en la parte llana de la piscina, donde el agua no te llegue a las caderas y puedas tener tus pies en el piso en todo momento. Tener el control te ayudará a dominar el miedo.

Poco a poco, no hay apuro

Entra al agua de forma gradual. Puedes apoyarte en las escaleras de la piscina para sumergir primero los pies, luego medio cuerpo y así sucesivamente hasta que te sientas cómodo estando dentro del agua. Cuando estés dentro de la piscina practica ejercicios de respiración.

Inscríbete en clases de natación

Una vez que disfrutes de la piscina sin sentir miedo puedes pensar en aprender a nadar. Lo ideal es que te unas a una escuela de natación donde los profesores atiendan los objetivos personales de cada alumno, para que trabajes tus miedos al tiempo que aprendes las técnicas básicas de la natación.

También puedes optar por clases personalizadas. Esta alternativa es de gran ayuda si te da vergüenza tener miedo a nadar o si te hace sentir más seguro tener toda la atención del profesor mientras estás en el agua.

Y si aún no haces nada para vencer el temor a nadar, no te frustres y tómate tu tiempo. Lo importante es que nunca dejes de intentarlo y siempre lo hagas de la mano de un profesional.

Si te animas a vencer el miedo a nadar y decides buscar una piscina segura y con profesores confiables, está de más decirte que estaremos encantados de ayudarte. ¡Te esperamos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *